Tipos de diabetes y sus tratamientos

diabetes

La diabetes o glucosuria es una enfermedad en la se presenta un alto nivel de glucosa en la sangre. La glucosa es la principal fuente de energía que proviene de los alimentos.

El páncreas es el órgano encargado de producir la insulina, una hormona que ayuda a que la glucosa ingrese en las células. Esto es con el fin de dar energía, pero a veces el cuerpo no produce suficiente insulina o nada de ella.

También puede ser que no se use correctamente y la glucosa se quede en la sangre. Estos son casos en los que se presentan pacientes diabéticos.

 

Problemas que genera la diabetes

Cuando hay exceso de glucosa en la sangre, con el paso del tiempo se pueden tener problemas de salud. Es importante tener en cuenta que los pacientes diabéticos no tienen cura, pero hay medidas para controlar la enfermedad.

Todas van de la mano con un estilo de vida sano para que no se tengan complicaciones al estabilizar la insulina.  Es más sencillo cuando los tratamientos se aplican a las personas que tienen alzamientos de azúcar que no son tan elevados.

 

La prediabetes también es manejable y los tratamientos son efectivos para el frenado de la enfermedad. Sin embargo, ningún caso se tiene que minimizar frente a otro porque siempre son graves.

 

¿Cuáles son los tipos de diabetes?

diabetes 1

Tipo 1

La diabetes tipo 1 limita la producción de insulina en el cuerpo. El sistema inmunológico ataca y elimina las células que son producidas por el páncreas.

Acostumbra a ser detectada en este nivel en niños y adultos jóvenes, pero puede aparecer en cualquier edad. Los pacientes diabéticos de este tipo tienen que usar la insulina todos los días para vivir.

Tipo 2

Cuando hay diabetes tipo 2, el cuerpo no usa la insulina o no la produce correctamente. Puede llegar a parecer a cualquier edad, también en la infancia, pero es más frecuente en personas de mediana edad.

Los ancianos también la pueden padecer y es el tipo más común en la mayoría de las personas diabéticas.

Gestacional

Este tipo de enfermedad afecta a algunas mujeres durante el embarazo. En la mayoría de los casos aparece luego del nacimiento del bebé.

Sin embargo, cuando se presenta, es más probable que se sufra diabetes tipo 2 más adelante. Algunas veces acostumbra a diagnosticarse en el embarazo y realmente es tipo 2, no gestacional.

 

Tratamientos para las personas diabéticas

En los casos de diabetes tipo 1 es necesario aplicar cambios en el estilo de vida, como dietas saludables y ejercicio. Estos pacientes necesitan inyecciones de insulina y controles constantes de glucosa en la sangre.

Los pacientes de diabetes tipo 2 también necesitan cambios en el estilo de vida. Tienen que perder peso, mantener una dieta saludable y hacer ejercicio.

Algunas de estas personas diabéticas pueden mantener controlados los niveles de glucosa con la dieta y el ejercicio. Sin embargo, en la mayoría de los casos, se necesitan medicamentos para reducir los niveles y, entre estos, se encuentra la insulina.

Las personas que toman medicamentos acostumbran a necesitar el control de glucemia por una punción en el dedo. Puede ser entre una y varias veces al día, pero depende de las indicaciones de los médicos.

Ellos juegan un papel importante en el control de los medicamentos porque algunos de ellos, incluyendo la insulina, se administran vía oral. Esto quiere decir que los niveles de glucosa pueden bajar mucho, generando hipoglucemia.

 

Tipo y dosis de insulina apropiada

La elección entre los tipos de insulina es compleja, porque el médico tiene que tomar en cuenta algunos factores. Estos les permitirán conocer cuál es la insulina más apropiada y qué cantidad se tiene que suministrar al paciente.

  • La respuesta del organismo a la insulina.
  • Cuánto llega a subir el nivel de glucosa en la sangre luego de las comidas.
  • Si es posible el uso de otros medicamentos antes que el de la insulina.
  • La capacidad de la persona en controlar la glucemia y seguir las dosis de los tratamientos.
  • La frecuencia en que se tenga la disposición del uso de la insulina.
  • Cantidad de actividades diarias.
  • La probabilidad de que se tengan síntomas de hipoglucemia.

Todo esto tiene que ser determinado por un especialista en el área que haga recomendaciones sobre las opciones de tratamientos. Además, se presentan algunos exámenes previos para tener una precisión en los resultados.

De esta forma, cada paciente podrá tener un control de la enfermedad adecuado a sus necesidades inmediatas.

Te puede interesar:

Cómo respirar para entrenar mejor

Niveles de glucosa en sangre

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Go up